La Dieta del Deportista - Clínica Medicalia
19924
single,single-post,postid-19924,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.4,vc_responsive

La Dieta del Deportista

consejos-espalda-sana

24 jul La Dieta del Deportista

Hoy en día existen infinidad de dietas y suplementos diseñados especialmente para deportistas. Pero es responsabilidad del deportista saber escoger qué alimentos son más convenientes para su salud, y que éstos puedan o no influir positivamente en su rendimiento físico.

Una dieta adecuada para deportistas, será aquella que esté especialmente diseñada para cubrir las necesidades específicas derivadas de un incremento del gasto energético y una necesidad mayor de proteínas para mantener/crear un adecuado tono muscular. Se suele caer en el error de pensar que una dieta para deportistas debe tener una cantidad muy elevada de proteínas. En realidad, alrededor del 60% de la dieta de un deportista, debe provenir de alimentos ricos en carbohidratos complejos, que son de los que obtenemos la energía.

 

¿Qué son los carbohidratos complejos y qué más elementos necesita nuestros cuerpo?

Los carbohidratos complejos, son aquellos que nuestro cuerpo transforma posteriormente en glucosa, que es la fuente energética preferida de nuestros músculos. La almacenamos en el hígado y músculos en forma de glucógeno.

Estos alimentos son: los cereales, frutas y tubérculos. Una fuente muy recomendable de carbohidratos complejos es la avena, con gran poder saciante, se libera lentamente y además es rica en porteínas.

La dieta de un deportista ha de ser baja en grasas, ya que no es una buena fuente de energía para el trabajo muscular. Es necesario consumir una cantidad de grasa determinada al día, especialmente para la absorción de las vitaminas liposolubles y las necesidades de consumir ácidos grasos esenciales. Pero esta grasa deber ser lo que conocemos como “grasa buena”, como la que procede de nuestro predilecto aceite de oliva, y también la que viene de fuentes como los frutos secos, los pescados azules y los aguacates.

El consumo de proteínas debe incrementarse pero no de una forma exagerada y siempre que se eleve proporcionalmente el consumo de carbohidratos. Con un consumo adecuado de proteínas (el calculo ha de hacerse según el peso del deportista, el tipo de deporte que haga y los resultados que pretenda conseguir) nos aseguraremos de que el músculo se recupere correctamente después del ejercicio. Para ello no es totalmente necesario consumir suplementos proteicos, sino consumir alimentos más ricos en proteínas.

Los alimentos ricos en proteínas no son solo aquellos que proceden de los animales (leche, huevos, carne y pescado), sino que existen fuentes fiables e igual de potentes en el mundo vegetal, que además son más bajas en grasas y no contienen colesterol. Es el caso de alimentos como la soja, el tempeth o el seitán (este último es una fuente muy potente de proteínas, que iguala a las carnes magras).

Ya que al realizar ejercicio se pierde mucha agua, es muy importante el consumir muchos líquidos, tanto antes como después de realizarlo para mantener una correcta hidratación. Lo ideal es consumir agua mineral. Otra opción saludable son las infusiones.

Por último, no es aconsejable excederse en el consumo de fibra. Esta ha de consumirse en su justa medida: poca nos dará extreñimiento, mucha lo contrario y podemos dañar nuestra flora intestinal.

 

Suplementos alimenticios, ¿si o no?

El objetivo es lograr una dieta equilibrada, capaz de cubrir todas nuestras necesidades nutricionales. Generalmente, es aconsejable realizar cinco comidas distribuidas a lo largo del día, pero va a depender de las necesidades nutricionales de cada persona.

Cada uno tenemos una genética diferente. Hay personas que por su constitución, tienen tendencia a la masa muscular y no necesitan ninguna “ayuda” para lograr sus objetivos. Hay casos donde una vitamina o mineral se necesita en mayor proporción de la que se consume (el calcio en mujeres pre menopáusicas, por ejemplo).

Consideramos que en algunos casos, sí sería recomendable el consumo de suplementos.

 

 

No hay comentarios

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies